Cómo tener una vida más feliz

INSPIRAYOGA BLOG FELICIDAD

Según la RAE, felicidad es:
f. Estado de grata satisfacción espiritual y física.
f. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. Mi familia es mi felicidad.
f. Ausencia de inconvenientes o tropiezos. Viajar con felicidad.

En palabras de Mahatma Gandi: “Felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces, está en armonía”.

Así que, teniendo en cuenta todo lo anterior, podría afirmarse que ser feliz es sentirse satisfecho, ser coherente con uno mismo, rodearse de personas a las que amamos (y ser correspondidos), y tratar de no acumular demasiados problemas. Pues no parece tan difícil, ¿no crees?

Algunas personas se obsesionan persiguiendo la felicidad de una forma absolutamente racional, pensando qué es lo que les hace felices. Analizan, valoran, sopesan las cosas que pueden aportarles esa ansiada felicidad. Buscan una meta. Pero se olvidan de mirar en su interior, de escucharse, se olvidan de sentir. Tanto buscar genera aún más ansiedad, porque convierten esa búsqueda en una carrera de obstáculos que hay que ganar a toda costa. Este tipo de personas coincide con aquellas que han entendido que ser feliz consiste en tener éxito en la vida, lo relacionan con tener un “buen” puesto de trabajo, ganar mucho dinero y entrar dentro de los patrones que marca la sociedad.

La felicidad no consiste en buscar, se trata de experimentar, de sentir, de fluir, de cambiar ciertos patrones antiguos.

En este artículo de hace un par de años analizaron los 10 países más felices del mundo según la ONU y merece la pena destacar los principales factores que hacen que estos países se sitúen a la cabeza:

· La cooperación ciudadana (ayudarse los unos a los otros)

· Sentirse escuchados y poder participar (sentirse valorados y útiles)

· Disfrutar de la naturaleza y de momentos al aire libre

· Experimentar bienestar

· La actividad física

La conciliación entre la vida profesional y personal (poder disfrutar de tiempo libre).

Teniendo en cuenta todos estos factores, te ofrezco una lista de puntos que, si los llevas a cabo, tendrás sin duda una vida mucho más placentera, relajada, satisfactoria y, por ende, más feliz y dotada de sentido.

1. Practica tus derechos asertivos

Un buen paso para proporcionarnos bienestar y paz mental. Lo primero de todo, aprende a decir NO.

2. Practica Yoga (dentro y fuera de la esterilla)

Hacerlo te proporcionará un sinfín de beneficios entre los que es interesante destacar:

· Apacigua la mente y proporciona paz interior

· Ayuda a que vivamos con conciencia

· Mejora nuestras relaciones con los demás

· Nos proporciona bienestar

· Nos aporta calma a la hora de enfrentarnos a los problemas

· Mejora la calidad del sueño

3. Desarrolla una actividad artística y creativa

Encuentra la tuya y ponla en práctica cada día, es extremadamente satisfactorio y curativo: Pintar, colorear mandalas, hacer manualidades, tocar un instrumento…

4. Aprende a respirar bien.

Respirar es una acto mecánico, porque si no moriríamos. Pero respirar bien es otra cosa. Aprender a respirar bien, de forma pausada para controlar nuestro estrés y nuestra sensación de ansiedad. Notar como entra el aire, llenar lentamente nuestros pulmones sintiendo todas las partes de nuestro cuerpo implicadas en la respiración, y expulsar el aire poco a poco experimentando todas las sensaciones de la respiración, es un ejercicio súper recomendable para purificarnos, calmarnos, mejorar nuestra concentración, entre otros beneficios.

5. Disfruta de la compañía de tus seres queridos

De gente positiva, de personas enriquecedoras y de una buena conversación. ESCUCHA, atiende, empatiza, comprende, siente lo que la otra persona está diciendo. Pon todos tus sentidos en esa conversación. Lo mismo cuando hables, utiliza las palabras correctamente, las palabras tienen muchísimo poder. Hay una frase de Abraham Lincoln que dice “Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas”. Cuando comenzamos a escuchar y a hablar con autenticidad, descubrimos el verdadero sentido de conversar y lo estupendo que resulta el vínculo y la energía que se establece entre los interlocutores.

6. Medita

Parar el ruido de nuestra mente, silenciar durante unos instantes todas esas voces internas es muy necesario para tener una vida más feliz. Meditar de forma habitual nos aporta:

· Paz mental

· Autoconocimiento e inteligencia emocional

· Nos ayuda a superar los conflictos

· Suaviza los sentimientos extremos

7. Haz deporte

Corre, monta en bicicleta, baila, juega al tenis, lo que te apetezca (eso sí, siempre que sea un deporte respetuoso con tu cuerpo). Practicar un deporte de forma frecuente produce una reacción química en nuestro cerebro en el que se liberan endorfinas de forma natural; las endorfinas son unas sustancias responsables de la sensación de felicidad, la sensación de bienestar y la euforia.

8. Escucha música

Nietzsche dijo: “la vida sin música sería un error”. Dejarse llevar por el movimiento de forma armoniosa, bailar o sencillamente escuchar una melodía que nos gusta.

Según estudios científicos, exponerse a la música que nos emociona aumenta la producción de dopamina, un neurotransmisor que activa nuestro centro de placer, el mismo que se estimula durante las experiencias sexuales o gastronómicas.

9. Disfruta de la naturaleza y de los animales

Acariciar animales hace que generemos oxitocina, la hormona responsable de que sintamos amor, seamos amables y compasivos, además reduce el estrés. Hay terapias con animales en niños y ancianos cuyos resultados son muy positivos. Si se trata de disfrutar de la naturaleza; contempla el paisaje, pasea sin prisa, observa los sonidos y la belleza de todo lo que te rodea.

10. Goza de la aromaterapia

Se ha confirmado que las personas responden a los olores a un nivel emocional superior al de otros sentidos. Los estímulos olfativos llegan directamente a las conexiones centrales más internas de nuestro cerebro. Las neuronas situadas en la región olfatoria son neuronas sensitivas primarias y forman parte de las neuronas cerebrales. Encuentra tu incienso o tu aceite esencial favorito y genera tus propios momentos de placer olfativo cuando lo necesites.

11. Haz cosas por los demás

Ayudar a los demás hará que nuestro tiempo tenga un valor especial y obtendremos una gran satisfacción.

12. Para, dedicate tiempo a ti cada día

Busca el equilibrio entre tiempo de trabajo y tiempo de ocio. Y de cuando en cuando, tómate un respiro y disfruta de unos días de desconexión, por ejemplo acudiendo a un retiro de yoga, una experiencia que te animo a vivir.

13. Olvídate por algunos ratos cada día de la tecnología

Desconecta en el sentido literal de la palabra. Apaga el móvil, desactiva las notificaciones de tus redes sociales, vive para ti.

14. Escribe

El poder terapéutico de la escritura es sorprendente. Si algo te ofusca, te atormenta o no sabes cómo solucionar un problema, escríbelo.

15. Visualiza tu vida de forma positiva

Representar mentalmente cosas bonitas en tu vida te aproxima a conseguirlas.

Y lo más importante: No te juzgues, quiérete y póntelo fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *